Los últimos días del 2008

como los últimos días de cada año es un periodo especial para recordar. No sólo es la víspera de lo que planteamos como un nuevo comienzo, sino también (y principalmente), la nostalgia de lo que se termina -que es tan inevitable  y definitiva en nosotros como no lo es normalmente en el resto del año. Pienso que ese sentimiento  es la chispa que ha llevado a escribir muchas de las historias de nuestras sociedades que avanzan o retroceden siempre según como las midamos, como las veamos.

El fin de año es buen momento para cuestionar las referencias con las que medimos nuestro mundo y nuestro lugar en él. No porque estén mal, sino para darle opción a nuevas alternativas -nuevas formas de entender lo que somos, lo que queremos para nosotros y para los demás. Es también un buen momento para pensar que el tiempo no es circular y que la repetición, la rutina, no es algo necesario. La paradoja es que la vida no es un patrón que hay que seguir, pero algunos hacen de su vida un patrón que se puede seguir.

Porqué sólo algunos encuentran un punto de inflexión o una piedra angular para convertirse en la referencia, en la influencia de otros, y porqué sólo unos pocos de esos algunos ejercen esa posibilidad es un misterio tan grande para mí como el pensar, por ejemplo, porqué algunos podemos ver y otros no, porque unos podemos caminar y otros no. O, ¿por qué unos podemos pensar en metas más altas  que comer o tener un lugar para vivir, por qué unos tenemos libertar y otros no, porqué unos nacieron en guerra mientras otros nacen en un país de centros comerciales? ¿Por qué yo mi México, mi Boston, por qué tú tu Gaza, tu Rwanda? ¿Por qué tu madre, tu esposo, tu hijo, mi hermana tienen que morir? ¿Por qué medimos esta guerra con los 6,000 y no con los 2 millones?

Y es que, tal vez, después de todo la pregunta más relevante es ¨¿por qué yo sí? ¿Vivo por mí, por mi derecho intrínseco a ejercer mi lugar en la sociedad,  a salir adelante, mi auto, mi casa, mi otro auto, mi otra casa y mi vacación en la playa? ¿O hay algo más? ¿En serio hay algo más?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s