¿Por qué no crece México? II: México es un coche rentado

No veía a Denise Dresser dar una plática en persona desde mis tiempos de estudiante en el ITAM (que fueron hace un rato). Ayer Denise estuvo en Harvard como parte del Simposium “Los retos de crimen y seguridad en México” organizado por HUMA, la asociación de estudiantes de dicha universidad.  Fue un evento de dos horas  títulado  “What´s Wrong with Mexico? Drugs, Dinosaurs and Dithering” que da para rumear ideas por mucho tiempo. Y es que el crecimiento de Denise como analista (y crítica) política se basa en una lectura integral de la realidad y una entrega honesta y compacta de la misma. Sin duda que su prestigio ha crecido con el contexto y es validado por la abstención del aparato mediático que convierte la noticia en un producto que debe ser rentable. Cierto aún cuando Denise se formó en Princeton, da clases en la escuela de los tecnócratas y tiene un mensaje activo en los medios masivos. Parece el pan nuestro de cada día, pero lo cierto es que muchísimos no superan el cliché. Por el contrario, Denise se ve como trucha en río en todos lados. Además de que, como mencionó el moderador, ella está dentro de los pocos que mantienen la calidad de comunicación en inglés tanto como en español.dresser1

Advierto que eso fue un carrusel de nombres (con los del Gobernador de Puebla (el famosísimo Gober Precioso), Elba Esther Gordillo y Manlio Fabio Beltrones llevándose las mayores menciones), y que yo, ante todo, soy muy malo para la narrativa política, eso se lo dejo a Andrés y a Onésimo. Así que no iré más allá que a enlistar algunas de las ideas  que me recordaron que tener el primer lugar en número de sismos en los últimos 20 años es nada comparado con el daño que lo que los mexicanos nos hemos hecho a nosotros mismos:

  • El estado de derecho (the rule of law) en México es un proyecto, no una realidad. La inexistencia del mismo es el principal obstáculo de México.
  • Es imposible pensar que México deje de tener niveles mediocres de competitividad (a pesar de los recursos naturales, la ubicación, bla, bla…) con los niveles de corrupción que crea los oligopolios: el capitalismo de cuates.
  • Aquí dio una serie de lugares comunes, imaginando que si Calderón de la Barca pudiera escribir una segunda versión de La vida en México se sorprendería al llegar a uno de los aeropuertos más caros del mundo, abordar un taxi en alguna de las dos o tres empresas que controlan el negocio en el lugar y que han subido sus tarifas 1000% más que la inflación nacional, endulzar su café con 75% de posibilidades que el azúcar que usa sea negociada por el mismo conglomerado, contratar internet y hacer llamadas telefónicas con las tarifas más caras de la OCDE y tener que hacerlo con la única empresa que controla la infraestructura de dichas industrias y perteneciente a uno de los hombre más ricos del mundo. Del susto ir a comprar un analgésico (a precios más altos que en EEUU) en alguna de las franquicias pertenecientes a la cadena de la que son dueños los mismos que también lo son del más grande sistema hospitalario del país (entre otras cosas). Finalmente encender la televisión y darse cuenta que sus opciones locales se limitan ha las dos grandes cadenas.
  • Al respecto, no existe hoy por hoy un claro esfuerzo de mejora. Para muestra muchos, muchos botones:
  1. El Acuerdo Nacional para la Seguridad, la Legalidad y la Justicia (accionado a partir de la muerte del secuestrado hijo de Alejandro Martí, que estuvo también en el Simposium en Harvard) fue firmado por ilustrísimos personajes que tienen en sus currícula la protección de pederastas, la muerte de campesinos, el apoyo a narcotraficantes, la más cuantiosa desviación de fondos de PEMEX, el tráfico de influencias, hacer de un sindicato una de las empresas más prolíficas del país (para quien la maneja), entre otras expresiones de las bellas artes.
  2. Las salvedades éticas, el beneficiar intereses personales (familiares) y el ser perdonado es posible si uno es amigo de político, especialmente del presidente (lo cual también le garantiza morir como héroe o mártir, en el peor de los casos). En ese sentido, la congruencia en el desempeño como presidente, pisa un hoyo negro cuando se trata de la amistad.
  3. Tener a los Ulises Ruíz, los Marios Marín, los Montiel en el poder o viviendo una vida despreocupada e incluso teniendo a los dirigentes de sus respectivos partidos políticos defendiéndolos a capa y espada.
  • El “por lo menos” es la frase más recurrida de la sociedad mexicana: “por lo menos sólo se robó un Jeep”, “por lo menos no me mataron”, ” por lo menos el petróleo es nuestro”.
  • Por cierto, lo mejor que le podría pasar al país es que se acabe el petróleo. Para empezar, el gobierno se vería obligado a subir los impuestos, reducir los (malditos) subsidios y volverse eficiente.
  • El ser corrupto, en lo grande y en lo pequeño, se ha vuelto socialmente aceptado. E.g., es de sabios evadir impuestos, ¿quién quiere mandar dinero a la bolsa del suegro del amigo del primo del secretario de las canicas? (todo esto es una ironía, DD menciona el acto como otro ejemplo de malas prácticas.)
  • Felipe Calderón tiene una lucha a muerte con muy pocas herramientas, los hilos de poder están aún dispersos entre los dinosaurios políticos y la lucha se está perdiendo.
  • Si hay recetas para el mejoramiento de México (y el desarrollo del estado de derecho) son dos:
  1. No permitir que el PRI regrese a los Pinos (¡palmas!). Según explicó, hay una creciente idea de que es bueno tener al PRI de vuelta debido a la nostalgia de los días en que el país era seguro (!?). El PRI es un estilo de vida (en el peor sentido) no sólo una fuerza política. Quien sigue manejando al partido y orquestando su regreso son los ejecutores de las peores prácticas del mismo.
  2. Abrir el país a la competencia privada. Menos subsidios, menos intervención de organismos públicos en actividades económicas y, por supuesto, reducción de los oligopolios.

El análisis durante la sección de preguntas y respuestas fue igual o mejor. Aunque las preguntas incluyeron aquel que se refirió a su clase de moda y preguntó sobre los “binding constraints de México para el crecimiento”… cuando toda la plática trató precisamente de ello, hubieron algunas que resultaron en un debate interesante. Por ejemplo:

  • Alguien comentó que la plática la dejaba con una tremenda depresión. DD señaló que lo que pretendía, más bien, era que salieramos con un sentimiento de coraje (que nos llevar a actuar). La misma persona preguntó si Dresser creía que la corrupción era parte del “ser mexicano”. Denise dijo que eso no tiene nada que ver con genética, sino con los incentivos. Prueba de ello es cuando los mexicanos cruzamos la frontera y de repente no tiramos basura, no nos pasamos el alto, no robamos, PAGAMOS IMPUESTOS. Los incentivos a hacerlo (o los castigos por no hacerlo) existen y son ejecutados.
  • Dresser plático que su esposo (canadiense, por cierto) siempre lleva una bolsa grande de basura cuando va a correr cada mañana. Él ha encontrado tres tipos generales de reacciones cuando lo ven juntando basura en la calle: la señora que lo ve y le pregunta “¿sabe cómo puedo llegar a Virreyes?”, el tipo que pasa y le mienta la madre burlándose de él y el que se para y le hace una señal de “bien hecho”. Es decir, respecto al estado de derecho, los mexicanos o nos vale un cacahuate, lo quebrantamos o lo soportamos. Ahora, Dresser explicó que su esposo hace lo descrito porque se crió en un país donde el espacio público no es ajeno y la idea del bien común es palpable.
  • Para cerrar, alguien preguntó cuál era el consejo para todos los estudiantes mexicanos que estaban desde estas universidades cimentando, posiblemente, la realidad de futuros líderes políticos, empresarios, etc. Denise respondió valiéndose de una analogía que me pareció muy buena:

Cuando rentamos un auto nunca pensamos en lavarlo, aspirarlo y cuidarlo a menos de que las condiciones en las que se encuentre sean extremas. México es como un coche rentado. El día que lo hagamos nuestro, verdaderamente nuestro, el estado de derecho, y el desarrollo de México, dejará de ser un proyecto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s