A $37 mil el muerto -incluye descuento para sacerdotes

“¡Y ahora qué hizo padrecito! ¿Se le pasó el vino de consagrar?”

Imagen: EFE

Imagen: EFE

“Me sentí mareado”, fue lo que argumentó el E. Obispo de Córdoba, Veracruz, México para justificar la muerte de una persona y las lesiones de otras cinco cuando con su camioneta (de lujo, para completar el clichè) se salió de la calle, destruyó un auto estacionado y arrolló a varias vendedoras en la acera.

El juez declara homicidio culposo y parece decirle “que Dios lo perdone, padrecito, écheme la bendición, váyase para la iglesia, hágase confesar, récese sus Padres Nuestros, y déjenos pa´ los chescos.”

“A ver Miguel, házle la cuenta al padre”.

“Sí su santidad, tomando en cuenta su imbecilidura, digo, investidura, le vamos a hacer su descuento. Además como estamos hablando de que los afectados fueron inditos, denos $37 mil por la muertita, y $10 mil 600 por cada golpeado. O sea, déjelo en $90 mil y quedamos en paz. Así todos nos persignamos”.

¿Todavía habrá quien crea que la historia del sacerdote Eduardo Porfirio Patiño es ficción? Por si las dudas: la noticia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s